18 de julio de 2011

“Xàtiva la nuit”


Ocurrió la noche del sábado16 de julio de 2011.  La I Cursa Nocturna de Muntanya de Xàtiva, se coló subrepticiamente en nuestras agendas un fin de semana cargado de eventos (la Volta al Terme Nocturna de Fondeguilla , el Isostar Desert Marathon, la Galarleiz ...).  En el muro de Facebook de AtalantasWeb  recibimos la invitación extraoficial varias semanas antes.  Lo de menos será correr, nos advirtieron.  E iba en serio...


A pesar de tantas citas convocadas, muchas caras amigas se dieron cita en Xàtiva, un pueblo que sorprende y atrae por la riqueza de su patrimonio cultural concentrado en un núcleo pequeño y que es el hogar de apenas 30.000 setabenses (Saetabis es el latín del topónimo ibero Saiti).  De esos 30.000, conocemos al menos tres (dos Albertos y una gran Cristina) que nos brindaron casa, amistad y la mejor compañía ese día.  Los mejores anfitriones que hubiéramos podido tener.




Lo primero que hay que decir sobre esta carrera nocturna es que soprendió.  Pocos,  m u y   p o c o s,  por no decir nadie, se esperaba lo que esa noche-madrugada aconteció.  Cuando hay tantas competiciones y con tanta afluencia de corredores a lo largo del año, las nuevas carreras que nacen deberían hacerlo (o eso esperamos los participantes) con la intención de hacerse fijas en el calendario e ir sumando números romanos a sus ediciones.  Para esto, la estrategia es distinguirse, tener personalidad propia...  La aventura que contamos aquí cumple este requisito.

¿Cómo describir, a quien no haya participado, esta carrera nocturna?  Técnicamente, son 30 km (no 28, como originalmente se anunció) y un desnivel positivo acumulado de 1.600 m.  El trazado es exigente y las noches de verano en Xàtiva son calurosas y húmedas.  La carrera empezó a las 22 hrs con 34 ºC y cinco horas después, bien entrada la madrugada, el termómetro de la Plaça del Mercat indicaba 28 ºC.  Si a esto le sumamos la nocturnidad y cierta dosis de alevosía del llamado régimen de semi-autosuficiencia, tenemos las condiciones de partida para vivir una noche sin igual.


Los organizadores, aficionados a la escalada que regentan una tienda (Yaincoa Sports) de montaña en Xàtiva, prepararon un recorrido que dejaría bien a las claras su gusto por la aventura.  Así es que, además de saber correr, otras cualidades serían necesarias...    La primera de todas:  las ganas de divertirse y saber reírse de una misma.  La segunda, estar preparada físicamente para hacer una buena carrera pero también para resolver las varias incidencias que pudieran surgir.  Una pista para esto último ya la daba la organización al exigir un material obligatorio para correr (que al final no revisaron) que incluía, como no puede ser de otra forma, un frontal, una manta térmica, un botiquín de primeros auxilios, un cortavientos impermeable, entre otros artículos.  

Presentación y advertencias hechas, hay que decir que esta ha sido ¡una de las carreras más divertidas que desde AtalantasWeb hemos contado!  Correr sin prisas, sin presión, con la mejor compañía animando en todo momento y bajo la suave luz de la lluna.  Fue una de esas noches en que los pies se ajustaban perfectamente sobre piedras, entre rocas y en medio de troncos y arbustos.  No valía la pena enfadarse con las ramas que como látigos nos golpeaban el rostro y desde arriba nos arrebatan buff y frontal entre sendas zigzagueantes.  

En varios tramos se dispusieron cuerdas para salvar las dificultades naturales del terreno.  No eran un elemento accesorio de seguridad, ni siquiera para reafirmar la propia confianza.  Simplemente, si no había cuerdas, no sobrevivías para contarlo.  :-)


Cuando, en un momento dado, la lógica te dice por ahí no se puede pasar, es hora de desprenderse de esa lógica de luces cortas y sustituirla por tus cuatro extremidades que, a gatas, te ayudarán a  traspasar, por ejemplo, el agujero improvisado en la valla de tela metálica que da acceso a una propiedad privada que se ha interpuesto en tu camino.  O cruzar un par de veces una carretera por túneles subterráneos donde no puedes correr erguida.  O trepar escalones faraónicos, con ayuda de otros, pues a menos que te empujen desde abajo o tiren de ti desde el escalón superior, otra forma de subirlos no se nos ocurre.  Y bajar... ¿hablamos de bajar?  Rapelando, la mayoría de las veces.   Sí, la verdad es que nos reímos y disfrutamos mucho.  Y después de haber sorteado muros, vallas y acequias, toca escalar por los hierros de una vía ferrata y luego atravesar un cañaveral, una trampa de juncos derribados para la ocasión antes de llegar al río.  


¡El río, esa joyita que, quien más, quien menos, todos esperábamos!  El Albaida, que lleva bastante agua (en el primer cruce, nos llegaba hasta las ingles), se atraviesa en tres ocasiones.  La estrategia empleada en esa ocasión y que desaconsejamos por completo es el cambio de calzado:  una pérdida de tiempo y una molestia innecesaria.  Mejor mojarse que romperse.  Más divertido también.

Una atalanta cruzando el río Albaida.

Proscrita la monotonía, esta carrera exigía grandes dosis de concentración para evitar más caídas y despistes de los inevitables.  Pocas zonas eran llanas y en los parajes más abiertos el terreno era bastante técnico y las grandes piedras eran una constante.  Se podía correr, definitivamente sí, porque somos todo-terreno, pero con cabecita...  

Mucha senda con encanto entre vegetación espesa de árboles, arbustos y salpicada de troncos caídos.  Algunos tramos fueron abiertos y limpiados ex profeso para que pudiéramos pasar nosotros.   En este punto, el trabajo de la organización es encomiable.  El recorrido del que son autores (y deberían firmarlo, si se pudiera) merece nota sobresaliente.  

Pero como en toda primera vez, las cosas no salen perfectas.  Y ambas partes involucradas, corredor y organizador, deberían hacer autoexamen y tomar medidas para la siguiente vez...

Empecemos por la inscripción.  15€ para corredores y 10 € para los que se apuntaran a la modalidad senderista, que también la había.  Aquí, la primera observación.  Si hubiéramos sido senderistas, nos habríamos sentido francamente estafados.  Un recorrido de 10 km (que en menos de dos horas lo acaba un niño), para llegar a meta y que, con el calor de la noche, se le niegue una cerveza (al niño y al adulto) porque son para los corredores.  O sea:  pagar una cuota de inscripción para dar un paseo en el que no hay ni un solo punto de avituallamiento, ni en ruta ni en meta.  Menos mal que al recoger el dorsal daban una aparatosa bolsa de corredor llena de:  un par de calcetines y gracias por participar.  Francamente, que los caminantes costeen a los corredores no nos parece justo.  Es un gesto abusivo y descortés.


Como descortés, por no decir irresponsable, es no esperar a que llegara el último de los participantes ni preocuparse por lo que pudiera haberle ocurrido.  A las 4 de la madrugada, es decir, seis horas después de iniciada la carrera, retiraron el tenderete de la Organización, desmontaron pancarta, retiraron mesas con avituallamiento en meta y dejaron, por su cuenta y riesgo, a varias decenas de corredores que, por diversas circunstancias, no pudieron acabar en el plazo que la Organización estimaba como suficiente.  Eso, señores, NO SE HACE.  Demos gracias todos que no ocurrió ningún hecho grave que lamentar.  Pero es fácil imaginar la desazón y el bajón que supone llegar después de tanto esfuerzo y encontrar que, simplemente, ya no cuentan contigo.  Toma tu par de calcetines y gracias por participar.

La señalización del recorrido fue bastante aceptable; no vamos a ponernos exquisitas.  Era de noche y obviamente las condiciones de visibilidad se ven mermadas.  Hay otras carreras que afortunadamente para muchos se señalizan impecablemente.  Cuestión de tiempo y capacidad humana, sin duda.  En esta de Xàtiva, la señalización con cintas plásticas y pequeños tubos reflectantes suspendidos de las ramas de los árboles, cumplían su misión la mayoría de las veces.  Ya hemos dicho que en esta carrera había que concentrarse y nos referíamos también a que en ciertos momentos tocaba buscar una esquiva indicación que luego aparecía un poco más allá para tranquilidad del que iba en cabeza de grupo.  

Sin embargo, no desorientarse y no tropezar queda descartado.  Cuando no tiene consecuencias graves, es parte del reto a superar.  La señalización de algunos desvíos debería ser claramente reforzada, así como una indicación de los kilómetros avanzados.  Con un cartel cada 5 km habría sobrado para orientar espacial y temporalmente al corredor foráneo.  No todos portan un GPS.  De hecho, en una carrera que se precia de ser tan primitiva y de poner al corredor (a veces demasiado domesticado) en contacto directo con el medio natural, no se le puede contestar que para no perderse debería emplear un GPS.  En primer lugar, el track estuvo a disposición apenas un par de días antes de la prueba.  Además, estas tecnologías están para confirmar y reforzar, pero nunca para sustituir la señalización.  ¿O en qué quedamos?  La autosuficiencia, cuando se nos explicó, iba en el sentido de los avituallamientos, exclusivamente.

Sí.  avituallamientos.  UNO  y en el km 20 (de 30 totales).  Semi-autosuficiencia, vale, lo sabíamos.  Antes, en el km 13, una fuente con un agua deliciosa.   Un tesoro líquido para refrescarse la cabeza y rellenar la bolsa de hidratación.  Ya en el km 20, a los primeros corredores se les dicen que queda poca agua.  ¿Cómo es posible?  Aún quedan muchos compañeros que vienen detrás...  Menos mal que hay una segunda fuente pública en el km 25 pero, por alguna razón, casi nadie la vio.  No estaba bien señalizada y muchos la pasamos de largo.  La hidratación es fundamental.  Es imperativo que en una futura edición se contemple la instalación de otra mesa con líquidos.  En el km 7, por ejemplo, que sumada a los otros tres puntos líquidos, debería ser suficiente para no pasar penurias en noches tan calurosas.  No es falta de previsión del corredor:  la mayoría de las bolsas de hidratación tienen un volumen de 1,5 lt de capacidad.  Eso no da autonomía para 30 km.

En fin, salvo un joven compañero de ruta que se estrenaba en las carreras de montaña esa noche ("¿¡Son todas así!?", nos preguntaba), me atrevería a decir que la Organización puede afirmar con orgullo que en su primera edición contaron con corredores de amplia experiencia y gran valía.  Veteranos sabios de la montaña y jóvenes con la fuerza para acabar lo que sea.  Sus opiniones bien merecen ser escuchadas y tenidas en cuenta para el próximo año que seguro que contará con una altísima participación.  El boca-oreja ya está empezando a funcionar y el entusiasmo es contagioso.  Sólo con que se mejoren algunos detalles logísticos y de cortesía, se tiene una carrera redonda.  Por lo demás, ofrecemos nuestros endebles cuerpos para que hagan con ellos lo que quieran.

Participación femenina19 atalantas entre 160 corredores.  Silvia Alós (der.) y María López (izq.) hicieron polvo los pronósticos que no auguraban un tiempo inferior a las 5 horas de carrera para muchos corredores.  El ganador en categoría masculina fue José Antonio Quilis Cuevas.  ¡Enhorabuena a todos! 



Fotos:  AtalantasWeb y Ana María C.

13 comentarios:

MANOLI CXM dijo...

Gracias... lo que me perdí!!!!!!!
Me voy a hacer adicta, Tuercelimas, Fondeguilla, Xàtiva, ya verás, nueva dependencia a las carreras, las nocturnas, bss gupa, te leo y te miro!
Buenísimo!

Anónimo dijo...

Q pasada q ambiente más chulo q noche tan mágica q ganas d haber estado... a la próxima me presento q entrenamiento con frontal ya llevamos alguno, ah y enhorabuena por tu resultado, un abrazo, david galiana

Anónimo dijo...

mondie,...vas que te las pelas,...ligera cmo una gacela y yo atrapao en el monte entre linces y buhos orientandome para sin prisa llegar con la mana a tiempo pa dormir, y a la mañana siguiente en la playa sucumbir !" ! enhorabuena.
www.atotrapo.com

ana dijo...

Qué currada de video!!!! Me ha gustado mucho!!!
Enhorabuena chicas!!

Luis Ortuño dijo...

El Departamento de Medios Audiovisuales de Atalantasweb.net es muy eficiente.

Toñi dijo...

Muy buen relato de la carrera, ya he leido por varios medios como fué y todos coincidís en "una aventura", tú como siempre fuerte.

MANOLI CXM dijo...

Muy buena tu crónica, coincide plenamente con lo que ya me ha contado el máquina,¿Sabes que quedó noveno? Ya ves qué bien le vino mi entrenamiento en el MO-Extrem, juas, juas

AtalantasWeb dijo...

El mákina Javi está hecho un "búlgaro". Impresionante. Encima llegó a Xàtiva casi en paracaídas, jajaja.

Gracias a todos por leer esta crónica tan larga.

Boomer dijo...

Fantástico video, instructiva crónica. Hay que tener co... para terminar esta carrera.
Un abrazo de otra Atalanta

Arantza Ugalde dijo...

Casi no hace falta participar. Con tu crónica ya la he vivido. Magnífico.

AtalantasWeb dijo...

Me alegra que os guste. Intentamos cubrir y contar sin ambages lo que realmente ocurre en las carreras en las que participamos. Pero la web está abierta a cualquiera que quiera contarnos su visión particular de una carrera.

Elías dijo...

No había podido ver el vídeo hasta ahora, una pasada, enhorabuena!!

jaimescolano dijo...

Cachissssssssss... Creo que me he perdido algo realmente espectacular. A ver para la próxima no fallo. Enhorabuena por ir, por disfrutar, por plasmarlo así.