9 de marzo de 2011

Dentro de la botella (1 de 2)

Tomemos una botella cualquiera de una de las varias marcas de isotónica que se pueden encontrar en el supermercado.  En su etiquetado se puede apreciar que, salvo pocas diferencias, los ingredientes son, con pocas variaciones, estos:
Agua
 hidratos de carbono (sacarosa, jarabe de glucosa deshidratada, maltodextrina)
 regulador de la acidez: ácido cítrico, citrato de sodio
fosfato de calcio - carbonato de magnesio - cloruro de sodio - cloruro de potasio
antioxidante: ácido ascórbico
emulsionante: almidón modificado
estabilizante: goma de acacia, aceite vegetal de copra, aceite vegetal hidrogenado de soja aroma natural  - colorante: beta-caroteno - vitamina B1.

Desmenucemos este listado de ingredientes para intentar comprender qué nos aportan y poder comparar mejor entre productos aparentemente iguales.
Agua.  Bastante fácil, ¿no?  Conviene tener presente que en un hombre adulto, el agua representa entre un 60 % - 70 % de su peso corporal.  En una mujer, el porcentaje es algo menor debido a que nosotras tenemos en proporción más tejido adiposo y menos masa muscular que ellos.
Así que no subestimemos su importancia.  Sirve no sólo para regular la temperatura corporal y sustituir los líquidos perdidos por el sudor sino para ayudar a reponer y fijar nuestras reservas energéticas (que consisten en carbohidratos solubles en agua). 
En las isotónicas es el solvente para el resto de ingredientes que conforman la bebida.  Pero este elemento no lo es todo y “algo tendrá el agua cuando la bendicen”…
Hidratos de carbono.  Es el nombre genérico con que se denomina a las moléculas que utiliza nuestro organismo como fuente de energía.  Vemos nombres como sacarosa y jarabe de glucosa que cualquiera sabría identificar como “azúcar”.  Al menos esos dos; la maltodextrina se produce industrialmente desde hace relativamente poco… 
Ajustemos el microscopio y adentrémonos a nivel molecular…
Sacarosa.  Es un carbohidrato simple.  O más simple:  es  el azúcar de toda la vida; dulce y calórico, sin sorpresas para ti. 
Jarabe de glucosa.  Se trata de un sustituto que se viene utilizando últimamente en preparaciones industriales para reemplazar a la sacarosa, ya que es todavía más dulce que ésta (y más calórico también).  Nuestro metabolismo utiliza glucosa como fuente primaria e inmediata de energía.  ¿Y por qué aquí deshidratado?  Si bien el jarabe de glucosa en polvo tiene interesantes usos en tecnología alimentaria, en este caso todo parece indicar que el fabricante lo añade en esta textura porque comercializa también versión seca de isotónica (esos polvos que venden para que tú  misma los disuelvas).  Así le resultaría más conveniente adquirir de su proveedor un solo producto en mayor cantidad.
MaltodextrinaA pesar de ser un carbohidrato complejo es de fácil digestión y rápida absorción, lo que lo hace ideal para consumirse durante el ejercicio y no horas antes como suele hacerse con otros carbohidratos complejos (la pasta, por ejemplo).  Por lo regular no es dulce, con lo que no llega a hacer la bebida más empalagosa de lo necesario.    
¿Por qué se mezclan tres tipos de carbohidratos?
Básicamente, tiene que ver con los mecanismos fisiológicos de absorción.  Lo verás más claro enseguida, pero debes saber que no todas las bebidas tienen tanta variedad.  Generalmente las más económicas y de marcas blancas sólo incluyen sacarosa (repetimos, azúcar de mesa). 
¿Cómo se absorbe la isotónica?
En general, cuanto antes se absorba la bebida que ingiramos, mejor se asimilan sus componentes y se evitan molestias e incidentes desagradables (como la tan temida y a veces ocurrente diarrea).  El líquido pasa del estómago al intestino delgado, donde son absorbidos los carbohidratos y éstos pasan a la sangre a través de la pared intestinal. 
Cada tipo de carbohidrato cuenta con un tipo de enzima específica para él que actúa en el intestino delgado.  Estas enzimas rompen y transportan el carbohidrato (otra vez:  a cada tipo le corresponde una enzima) a través de las paredes intestinales.  Si sólo hay de un tipo, los "transportadores" pueden llegar a saturarse.  Si se saturan, dejan de trabajar, con lo que el carbohidrato no se absorbería y permanecería en el intestino delgado o pasaría al intestino grueso, en cualquiera de los dos casos provocando problemas intestinales.
Hasta aquí, agua con azúcar (que no es poco)… Pero no hemos repuesto los electrolitos perdidos a través del sudor.  Es importante mantener un nivel adecuado de éstos y por eso 
vamos a desentrañar el resto de la jerga químico-industrial que lleva la etiqueta. 
Tal vez también te interese:

 

4 comentarios:

Nativo dijo...

Es interesante incidir en estas cosas. Particularmente tengo mi fórmula de bebida isotónica. Esperamos la 2ª parte... Y una visita al Arabí cuando quieras.

AtalantasWeb dijo...

Hay gente que conoce tan al detalle lo que bebe, o no se fija. Yo misma, por ejemplo, hace unos días me equivoqué y compré una versión "fitness" que ¡no tenía calorías!

Y sí, hay muchas recetas caseras de isotónicas; en la 2ª parte (que ya está lista, sólo que no quería hacer un tocho de leer) lo menciono someramente. Pero me apuesto lo que sea a que tu receta no lleva maltodextrina... ;-D

El Arabí se merece una mañana (o tarde) bonita de la semana. La buscamos y la ponemos, ¿te parece?

mayayo dijo...

Hay estudios recientes con datos sorprendentes. Ejemplo: La leche con cacao podría ser tan bueno o mejor recuperadora que los isotónicos.
http://foodstuffsa.co.za/food-trends-mainmenu-119/new-nutrition-business-mainmenu-121/654-re-thinking-chocolate-milk-.html

Creo que en estos temas aun nos queda mucho mucho por descubrir. Dentro de los límites legales claro.

AtalantasWeb dijo...

Totalmente de acuerdo. Sobre todo en verano, no hay nada como una leche fresquita con un par de cucharadas colmadas de Cola-Cao (con sus grumitos). Casera, mejor que del tetra-brick. Calcio, proteínas (aunque pocas), los carbs del chocolate... Y como es "después de", sin el miedo a que nos vaya a estropear el día.